Ryszard Kapuściński: Misión periodismo

PR03_KAPU_141212_ANTONIO LLINARES

Pocas conferencias o charlas hacen falta para explicarnos a los estudiantes de periodismo quién fue o quién sigue siendo Ryszard Kapuściński, uno de los grandes referentes de la que es o será nuestra profesión.

Ryszard KAPUSCINSKI

Ryszard Kapuscinski

 

Pero de vez en cuando, no viene mal que estos encuentros se realicen. Y esa fue la sensación que me transmitió la charla que impartió en la UMH de Elche, Beata Nowacka, biógrafa de Kapuściński y profesora en la Universidad de Silesia, Katowice (Polonia). Su visita, aprovechando su intervención en el seminario internacional de periodismo de la UMH, en el que impartió una conferencia bajo el título Jorunalism it’s not a job, it’s a vocation, nos vino bien a todos para recordaros la figura de uno de los grandes de esto, e incluso para conocerle un poco mejor.

 

Muchos detalles y anécdotas de la vida de Kapuściński pudimos conocer de la mano de Nowacka. Definido por Gabriel García Márquez como “el mejo periodista del siglo XX”, el reportero, escritor e historiador polaco, y según él mismo, intérprete de culturas, considera que “el periodismo no es un trabajo o una profesión, es una vocación” (frase que sirvió de titulo para el seminario).

 

La biógrafa de Kapuściński, Beata Nowacka, durante su conferencia en la UMH de Elche.

En el lado opuesto de esta postura está el apodado por Kapuściński como periodismo paracaídas, los que se dedican a “ir a los sitios, grabar, e irse”, algo muy habitual actualmente, puesto que lo que manda es la audiencia y los beneficios del medio para el que se trabaja. Él tiene otro concepto del periodismo, él prefiere convivir con la gente, quiere “vivir lo que sienten, y contarlo”.  El periodista polaco define a los profesionales actuales como “trabajadores del periodismo”, en referencia a la gran influencia de los medios sobre sus empleados a la hora de comunicar, unos medios sesgados y con un discurso predefinido. “Muchos de los contenidos están escritos por trabajadores de los medios, no por periodistas”, sostiene Kapuściński, que tacha de ruidosos a los medios de comunicación actuales. Este fue uno de los motivos del afán del reportero polaco por centrarse en las historias que menos voz tenían, él quería ser esa voz. “El periodismo es una misión”, así resume nuestro protagonista la situación actual.

 

Kapuściński, Una biografía literaria

La biógrafa de Kapuściński, autora junto con Zygmunt Ziętek de Kapuściński, una biografía literaria, nos contó durante la conferencia, algunas de las historias de la larga y apasionante vida del escritor polaco. Nos habló de su etapa universitaria, como estudiante de historia, una historia que no le llenaba del todo, él quería “vivir el presente, no estudiar el pasado”, quería “estar dónde se estaba haciendo historia”.

Su afán por conocer las culturas le fue recompensado cuando fue enviado, por la entonces modesta Agencia de Prensa Polaca (PAP) para la que trabaja, a cubrir como corresponsal todo el continente africano, coincidiendo con la caída de la gran mayoría de los imperios coloniales europeos. Nowacka afirma que “Kapuściński quería ser testigo de todos los cambios radicales y cubrir países exóticos, en sentido político. Con el paso del tiempo le pedían desde la agencia que dejara ese peligroso trabajo y él se negaba alegando que quería ir a esos lugares, quería ponerse a prueba. Esto le llevó a superar a lo largo de su carrera hasta treinta revoluciones, a enfrentarse a cuatro condenas de muerte, y a padecer además en primera persona la pobreza y la lepra.

Nowacka nos contó que el hecho de pasar tanto tiempo conviviendo en la más absoluta pobreza supuso para Kapuściński “una gran lección”, que resume en que “la empatía hacia los otros es lo único que consigue la honorabilidad de la persona”. En otras palabras, que el mostrarte comprometido, dispuesto a todo y que la gente se de cuenta, hace que esa gente no crea que simplemente necesitas su testimonio para completar un artículo, sino que la haces participe del mismo.

Kapuściński en África

Como conclusión de la visita a nuestras aulas de Nowacka me quedo con esa misión que fue el periodismo para Kapuściński a lo largo de su vida, una misión que sin duda, superó con creces.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s